El manguito de los rotadores es una estructura músculo-tendinosa que atraviesa un desfiladero óseo estrecho situado en la parte superior del hombro y que participa de forma muy activa en los movimientos de elevación y rotación del hombro.

Su lesión es una de las causas mas frecuentes de consulta en los dispensarios de cirugía ortopédica, presentándose en la mayoría de los casos en forma de dolor de hombro, de predominio nocturno que aumenta con los movimientos de elevación del brazo por encima del nivel de la escápula.

Patología antes de difícil diagnóstico, en la actual era de la resonancia magnética nuclear sus distintos tipos de alteraciones, desde la inflamación hasta su degeneración o incluso su rotura, están perfectamente definidas.

Cuando el tratamiento médico y rehabilitador fracasa la cirugía artroscópica supone una solución eficaz y poco agresiva para una patología que en la mayor parte de los casos produce un importante menoscabo funcional en los pacientes que la sufren. Desde uno o varias incisiones de no mas de dos milímetros en distintas zonas del hombro, conseguimos una visión televisada perfecta de la lesión en sus distintos estadios, al tiempo que nos permite su reparación mediante sofisticadas técnicas de sutura con tornillos biodegradables-el cuerpo los va reabsorbiendo con el tiempo- e hilos “irrompibles” fabricados con keblar.

Desde que surgió la técnica artroscópica de la sutura del manguito rotador hace ya diez años, millones de pacientes en todo el mundo se han beneficiado de estas nuevas técnicas que han permitido evitar cirugías agresivas de grandes incisiones que avocaban a los pacientes que las sufrían a postoperatorios extraordinariamente dolorosos y a periodos de rehabilitación considerablemente mas largos.